CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDA
PARA JUANA TOCAGÓN

BIOGRAFIA DE JENIFER KARINA Y EYDAN

 

Jenifer Karina Paisano Tocagon, nacida en la provincia de Imbabura Canto Otavalo, Parroquia de González Suárez el 22 de agosto del 2001, laboraba en la empresa  ubicado en Tabacundo Pichincha.

Recibía maltrato físico y psicológico de parte de su ex conviviente, Samir Tamba Perachimba, por lo cual ella decide separarse definitivamente, su ex conviviente molesto por la decisión de la madre de su hijo arremete con quitarle la vida en dos intentos y a la vez el también quitarse la vida, al tercer intento el decide dirigirse a la empresa donde la chica trabajaba y la ataca, Karina recibe 7 puñaladas.

Inmediatamente fue llevada al hospital de Tabacundo por falta de implementos le envían al hospital de Cayambe de igual manera no contaban con los implementos necesarios para la atención fue enviada a la cuidad de Quito, a la mitad de su camino Karina fallece desangrada.

Karina alcanzo a decir los nombres de su agresor, inmediatamente la policía acude a su domicilio del agresor ubicada en la Comunidad de Casco Valenzuela Parroquia de San Pablo, el agresor hasta el momento se encuentra detenido hasta una nueva disposición de sentencia.

El niño Eydan Yareth Tamba Paisano de 1 año y 2 meses de edad queda en la orfandad, con su madre fallecida y su padre en la cárcel. Eydan está a cargo de su abuela, la señora Juana Tocagon madre de Karina Paisano.

A sus 57 años se hace responsable en la crianza del niño, “mama Juanita” como se la llama cariñosamente se dedica a la agricultura con el cultivo de frutillas, el diario le cancelan $12.00 mismos que utiliza en la alimentación de su hogar.

La casa donde viven actualmente, tiene una infraestructura no adecuada para habitar, paredes deterioradas, tumbado con goteras, espacios angostos y húmedos, mismos que son perjudiciales para la salud del niño.

 

“El sueño de Karina era, seguir trabajando para algún día poder arreglar nuestra casita y brindarle a Eydan un lugar digno para vivir, ahora ese sueño ya no se podrá cumplir….” Nos menciona mamá Juanita, entre lágrimas.

Elvia Farinango